Los factores más comunes que pueden complicar la búsqueda genealógica

A continuación, le presentamos una lista con los diez problemas más comunes que pueden surgir en una investigación genealógica.

1. Desconocer el lugar de nacimiento. Este sea tal vez uno de los problemas más grandes en la investigación genealógica. En este caso, se deberá conocer, en primer lugar, la localidad exacta de nacimiento de algún ancestro, para luego investigar su ascendencia. Claro que éste problema puede volver a ocurrir cualquier momento, si por alguna razón, se pierde la cadena de documentos del árbol genealógico...

2. Cuan buenos sean los datos con los que cuenta. Es posible que, tanto las fechas como con los apellidos con los que usted cuenta, no sean del todo correctos. Esto puede provocar que deba tomarse un tiempo adicional hasta encontrar la fecha y el apellido correcto o bien escrito.

3. La calidad de los documentos. Como los expedientes fueron escritos por diversos sacerdotes, existen una gran clase de tipos y modelos. Hay algunos muy claros y completos, y otros ilegibles y pobres en información. La calidad de la tinta y el papel también puede provocar grandes cambios. Algunas partes de los expedientes eran escritas con tinta muy débil, por lo que el documento permanece apenas reconocible. Otro factor importante, es el lenguaje, puesto que muchas veces se incluían dos idiomas en un documento. Por supuesto, cuanto más viejo sea el expediente, más complicada será su lectura, y más tiempo se perderá intentando descifrarlo.

4. El tamaño de la parroquia o archivo. Existen parroquias que tienen archivados miles de nacimientos, mientras que otras solo poseen unas decenas. Dentro de las más grandes, - y en el caso de que no hayan índices-, la búsqueda podrá durar hasta veinte veces más que en las más chicas. Esta diferencia, se traslada directamente al costo y al tiempo de la investigación. Es muy raros que las parroquias posean índices completos, para todos los años o acontecimientos. Particularmente, los certificados de defunción son más complicados de conseguir, puesto que en la mayoría de los casos, es más complicado hacer algún tipo de conjeturas sobre la fecha en la que alguien pudo haber muerto (puede haber fallecido tanto a los 20 como a los 80 años, por lo que hay un mínimo de 60 años de búsqueda).

5. Dificultades con los certificados de matrimonio. Anteriormente, mencionamos las dificultades que pueden encontrarse en una parroquia grande. Pues bien, las parroquias pequeñas también tienen problemas. Por ejemplo, las ceremonias y trámites de matrimonio eran derivadas a parroquias más grandes, generalmente en las ciudades circundantes. Podrían existir hasta diez ciudades circundantes, por lo que deberá averiguar una por una. Los expedientes de matrimonio son muy importantes, pues son una muy buena fuente de información para conectarse con otras familias. Esto es así porque, de estar bien confeccionados, proporcionan a menudo los nombres de la pareja, sus edades y profesión, así como también su localidad de origen y los nombres de sus padres. Cuanto más antiguo sea el documento, menos información proporcionará. De esta forma, no será raro que en los expedientes previos a 1850, no se haga referencia a ningún padre.

6. Desconocer la religión. Si en el pueblo en el que nació su ancestro se profesaban varias religiones, deberán buscarse en varias instituciones y expedientes hasta alcanzar la correspondiente.

7. Dificultades debido a las emigraciones. Los antepasados europeos de los latinoamericanos, pudieron emigrar más de una vez. Como es muy difícil saber las razones de tal migración, es muy difícil también conjeturar cualquier lugar donde puedan haberse dirigido.

8. Problemas para hallar parientes vivos. Si para completar su investigación debe encontrar parientes vivos, deberá tomarse un trabajo adicional para poder encontrar a los potenciales parientes. También, pueden haber fallecido, sin dejar hijos.

9. Traslados. A veces, en el curso de la investigación genealógica, puede suceder que le resulte imprescindible realizar una visita a la oficina de la parroquia, al cementerio, a las oficinas públicas, o a los parientes vivos. Todo esto tiene un costo.

10. Documentación. Si usted desea que los resultados de su investigación estén documentados completamente, necesitará pedir transcripciones oficiales o lograr obtener los mismos certificados.

Registro genealógico: errores que se pueden presentar

Los documentos escritos antes del siglo XVIII requieren un estudio especial de la caligrafía. Podemos encontrar diferencias en la "R", la “F” y la “T”: Esta última por ejemplo, se escribía de tal modo que se parecía a la F.
El aspecto gótico de las letras han modificado definitivamente, varios nombres y apellidos, y despistado a gran cantidad de personas. La “s” por ejemplo, se ha escrito de una infinita cantidad de formas diferentes, en muchas, parecidas a la “f”, por lo que un apellido como “Rasso”, pudo transformarse en “Raffo”.
Una costumbre antigua consistía en anotar los nombres fonéticamente, es decir como sonaban, lo cual hizo rebautizar a gran cantidad de personas, de generación en generación. Muchos estudios han realizado un análisis al respecto, concluyendo que muchos apellidos actuales, son deformaciones directas de otros, los originales.
Algunos datos que usted considera importantes, pueden resultar incompletos al encontrarlos. Se pueden encontrar nombres sin apellidos, apellidos sin nombre, apodos con apellido, apodos solamente y hasta lugares vacíos en el documento que se esta leyendo. Aunque la información no sea completa, no la deseche, puede ser una buena base para obtener datos a futuro.

Para anotar que la información esta incompleta siga los siguientes pasos:

-Nombre sin apellidos: “Jorge --“ (dos guiones)
-Apellidos sin nombre: “- Márquez Solís” (un guión y los apellidos)
-Apodo con apellidos: “(Cacho) Márquez Solís” (el apodo entre paréntesis y los apellidos)
-Apodo sólo: “(Cacho)” (en paréntesis el apodo)
-Documento al que le faltan letras: “Mario J......o Suárez” (puntos suspensivos y uno por letra faltante)
Cuando se pierde una palabra completa se pueden usar tres puntos suspensivos. En caso de fechas se puede usar un guión para los días o años.

Más o menos una fecha... Las llamadas fechas aproximadas, son eventos que se marcan cuando se conocen en que período se desarrollaron aproximadamente. Se pueden marcar por semestre, durante un desastre natural, una guerra, una presidencia, etc.
En épocas en que se registraban gran cantidad de fallecimientos por un motivo u otro (los nombrados anteriormente, más grandes epidemias infecciosas), se efectuaban registros de difuntos indicando los entierros de varios meses sin especificar la fecha exacta.
Puede encontrarse entonces, con que la fecha dice (marzo - agosto 1831). Cuando existían dudas respecto al día, mes o año se registraban de la siguiente manera:
-22/25 noviembre 1804,
-30 septiembre / octubre 1873
-3 enero 1823/1825.
Cuando en el documento original hay confusión respecto a una fecha pero se pueden establecer alternativas, se registra: 13 septiembre 1878 o 1888.

(Nota: Este artículo fue publicado hace un par de años (2008 aprox.) en un blog que está fuera de línea, sin conservarse ninguna copia caché de la misma. La reproduzco en el blog porque me parece que aporta ideas y conceptos importantes. La url de aquel blog era: http://elperiodicodeecyrano.blogspot.com/search/label/genealog%C3%ADa)


Compartir

Daniela Massolo

Mi nombre es Daniela Massolo y soy Profesora de Educación Especial. La Genealogía es una de mis pasiones, desde hace años me dedico a la búsqueda de mis antepasados y ayudo a otras personas en este hobby.
Soy webmaster y editora de los conenidos de estas páginas webs dedicadas a la genealogía:- Ancestros Italianos    - Genealogía Francesa   - Barcos e Inmigrantes

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada