Tips y Consejos para armar tu árbol genealógico

He aquí unos consejitos para esos momentos que dedicamos a nuestro arbolito genealógico, ya sea para tomar datos, guardar documentos, etc. etc. etc.. Esta información fue parte de la web Gen Argentina durante un par de años.

Algunas recomendaciones para anotar datos

Nombres:
Anota primeramente el o los nombres de pila, seguidos por los apel­lidos en letra mayúscula, por ejemplo: José RESTREPO.Los nombres o apellidos poco comunes deben ser subrayados para indicar que los has escrito correctamente.

Fechas:
Anota las fechas en el siguiente or­den: día, mes, año. Los meses pueden ser abreviados, por ejemplo: 6 Sep 1892. Trata de no utilizar números para representar los meses porque esto podría causar errores. Algunas personas escriben primero el día y otras el mes. Tú necesitas ser bien claro a fin de que no haya lugar para malas interpretaciones. Verifica las fechas para asegurarte de que las has anotado correctamente.

Lugares:
Registra los nombres de los lugares en este orden: ciudad, provincia, región, estado, país. Según la división política del país en que investigas.Puedes utilizar abreviaturas comunes (conocidas) para los nombres de provincia y país.Asegúrate de poner comas entre uno y otro nombre.Para indicar que falta una parte del nombre, coloca una coma extra. Ej: Trenel , , Argentina (falta La Pampa)

Documentación:
Anota todas las fuentes de información, usando notas al pie de la página para indicar qué información vino de cuál fuente.

La importancia de citar las fuentes que aportaron la información

Citar fuentes significa consiste en registrar dónde obtuvimos la información de una persona y nos brinda los siguientes beneficios:

- Permite evaluar la fiabilidad de su información. Por ejemplo, un registro original creado apenas ocurrido un evento es probablemente más fiable que una biografía escrita años después de tal evento. Conocer la fuente ayudará a localizar la información que deseamos y verificar otros tipos de registros.

- Provee una historia de las fuentes que hemos examinado. De esa manera, concentraremos los esfuerzos de investigación en fuentes que no se han usado todavía.

- Ayuda a evaluar información conflictiva. Cuando encuentre información conflictiva, tal como dos fechas de nacimiento de la misma persona, podremos usar nuestras fuentes para determinar cuál es la que tiene la información correcta.

- Reconoce el trabajo hecho por otras personas.

Diferenciar entre evidencia directa y evidencia circunstancial


El testimonio de una persona puede ser una fuente de información directa o cir­cunstancial del dato que necesitamos. Si nos provee directamente la información que necesitamos es una evidencia direc­ta. Si la información que nos provee solo nos permite hace deducciones, entonces es una evidencia circunstancial.

Por ejemplo: Sabemos que Santiago Moreno, esposo de Alicia Pérez, nació en o cerca de Godoy Cruz, en la provincia de Mendoza, Arg. En 1865. Deseamos en­contrar a su descendencia. Al buscar en los registros parroquiales de Godoy Cruz, encontramos la siguiente partida:
"El 6 de Junio de 1865 se bautizó a Santiago, hijo de Roberto y Gertrudes Moreno"


Los bautismos usualmente eran registrados por el sacerdote a los pocos días de haber ocurrido el hecho; por lo tanto, el ministro es una fuente principal para saber la fecha de bautismo y el hecho de que el nino se llamaba Santiago. Él también es la fuente principal testificando que Roberto y Ger­trudes Moreno presentaron al niño como hijo de ambos.Ya que se utilizó el registro original de la parroquia y no una copia, son muy pocas las posibilidades de que haya un error.

Existe una evidencia directa de que Santiago Moreno, hijo de Ricardo y Gertrudes fue bautizado el 6 de Junio de 1865. Pero, solo es una evidencia circunstancial de que sea el antepasado que buscamos, solamente porque fue bautizado en la misma época y lugar. Quizá exista otro Santiago Montero nacido en o cerca de Godoy Cruz en 1865.

Uno de los errores más comunes es suponer que la primera persona con el apellido de un antepasado que se encuentra es nuestro antepasado. En este caso la evidencia sería directa si en las anotaciones marginales de la partida se hubiera escrito posteriormente: "contrajo matrimonio con Alicia Pérez en...."

Esta es una evidencia circunstancial que nos dice que este Santiago puede ser el que buscamos. Pero, ¿cómo podemos comprobarlo?.

Hay dos formas de hacerlo: trata de fortalecer la evidencia circunstancial con otras fuentes. Por ejemplo, puedes encontrar el testamento o la sucesión de Roberto Montero en el que se menciona "mi hijo Santiago y su esposa Alicia con sus hijos". También puedes buscar en los censos, allí aparecen los nombres de los integrantes de la familia.Trata de descartar o confirmar que este Santiago es tu antepasado.

Hazte preguntas como las siguientes:
- Falleció este Santiago Montero cuando era niño?
- Hubo otros Santiago Montero que fueron bautizados en esta u otras parroquias cercanas o en otras iglesias en el mismo período?
- Existía otra familia Montero que viviese en el área que podría haber tenido un hijo de nombre Santiago y que no fue registrado en los registros de la parroquia?
Para ello, tendrás que recurrir a otras fuentes documentales, como censos, sucesiones, obituarios de los periódicos locales, etc. Si luego de contestar estas y otras preguntas que puedan surgir no encuentras ninguna evidencia conflictiva, puedes llegar a la conclusión de que este Santiago es tu antepasado.

Aproximar fechas y lugares


Si no has conseguido la fecha de nacimiento de tu antepasado, puedes realizar algunas aproximaciones que te ayudarán en la búsqueda de su partida de nacimiento.

- Busca un documento donde se mencione la edad de la persona ("31 años", por ejemplo), estos datos los puedes encontrar en las partidas de matrimonio y defunción. Puedes utilizar un conjunto de documentos que te permitan reconstruir las fechas de los eventos familiares, y acercarte a una fecha más exacta.

Cuando no encuentras los datos de matrimonio, puedes buscar los datos de nacimiento o bautismo de todos los hijos hasta asegurarte de haberlos encontrado a todos. Luego calculas la fecha de matrimonio restando un año al año de nacimiento del hijo mayor.

Puedes recurrir a un expediente sucesorio para calcular cuando se casaron los hijos nombrados en ellos. En base a estos datos calculas la fecha de nacimiento de los hijos y de los padres y la fecha de matrimonio. Busca un documento de un evento determinado, en el que puedas basarte para el cálculo de la fecha de otros eventos, usando patrones o normas de la vida. Por ejemplo: al tener la fecha de nacimiento, aproximar la fecha de matrimonio usando una edad promedio de 20-25 años que tienen los novios al casarse. Puedes suponer el lugar de nacimiento de una persona en función de otros datos como por ejemplo el lugar de nacimiento de un hermano o el lugar de matrimonio de los padres. Hasta tanto confirmes o rectifiques ese dato, anótalo como probable agregándole la palabra "de", por ejemplo "de Trenel"

Familiarizarse con los estudios antiguos de escritura a mano


Uno de los aspectos más emocionantes y satisfactorios de la investigación genealógica es encontrar al fin el dato que hemos estado buscando. Sin embargo puede ser una experiencia muy frustrante si no puedes leerlo porque la forma de escribir es diferente a la que estás acostumbrado.

Para poder leer muchos de los registros antiguos necesitas familiarizarte con los estilos de escritura utilizados por aquellos que escribían los registros. El estudio de estos estilos de escritura se denomina paleografía.


Cuando tengas que leer un manuscrito difícil o desconocido, sigue las siguientes sugerencias:
No trates de leer todas las palabras al principio. Lee todo el texto, realizando una "lectura global" y copiando todas las palabras que puedes identificar. Para reconocer letras o palabras más difíciles compáralas con las que te son conocidas.
Utilizando las palabras y letras que puedas leer, realiza un alfabeto para el texto o juego de registros. Se cuidadoso, los errores de trascripción pueden cambiar completamente el significado.
Si estás examinando un texto en otro idioma, familiarízate con los meses, días, números, relaciones de parentesco, etc en ese idioma.

A medida que ganes experiencia, te será más fácil leer manuscritos desconocidos.

En la web existe un curso de Paleografía Latino-Hispanoamericana muy inter­esante que puedes consultar, cuando logres avanzar en tus búsquedas.





Compartir

Daniela Massolo

Mi nombre es Daniela Massolo y soy Profesora de Educación Especial. La Genealogía es una de mis pasiones, desde hace años me dedico a la búsqueda de mis antepasados y ayudo a otras personas en este hobby.
Soy webmaster y editora de los conenidos de estas páginas webs dedicadas a la genealogía:- Ancestros Italianos    - Genealogía Francesa   - Barcos e Inmigrantes

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada